Lactancia materna. Crisis de lactancia segunda parte

Hola,

Hoy me acerco al blog para hablaros de las segundas grandes crisis de lactancia, o mejor dicho, los segundos ajustes. (puedes leer sobre los primeros grandes ajustes aquí).

Si tuviese que describir de alguna forma lo que pasa en estos segundos ajustes sería esa sensación de “menos interés del bebé”, al que ya no solo le interesa tu pecho sino también poco a poco todo lo que va descubriendo, y el dolor de su boquita.

Creo que estas dos cosas, si se juntan con un momento en el que nos sentimos inseguras y nuestro pecho está más blandito, en el que los bebés ahora ya no cogen peso tan deprisa como al principio (aquellas revisiones en las que había cogidos más de un kilo), lo “aderezamos” con comentarios y consejos de que la leche ya no le alimenta tanto, mejor ir introduciendo unos cereales…bla bla y, por último, le añadimos un poquito de los malabares con la conciliación del trabajo; entiendo perfectamente que se hayan convertido en el momento de mayor abandono de la lactancia materna en nuestro país.

Así que hablemos de ello, alto, claro para conocer qué sucede en esta fase de la lactancia, porqué cuando sabemos lo que está sucediendo y, comprendemos que es algo habitual, algo que nos está pasando a todas las mamás, es posible que nos sintamos mucho más fuertes, seguras y que podamos pedir ayuda cuando lo necesitemos.

Empezamos con el tercer gran ajuste de lactancia más o menos cuando nuestro bebé tiene 3 meses.

¿Qué pasa en este momento?

Nuestro bebé ha crecido, ahora está mucho más atento de lo que sucede a su alrededor, todo le interesa: un ruido, una luz, una persona que pasa, algo en el techo, y claro, todo le parece super interesante también cuando está mamando. Ahora se distrae, a veces también le interesa mucho el mamar, pero otras come en 2 minutos y decide que quiere hacer otras cosas.

Su succión es muy rápida y eficaz, en nada de tiempo es capaz de tomar toda la leche que necesita, porque es un gran experto. Nosotras a veces lo interpretamos como: ha perdido el interés por el pecho, no ha tardado nada, eso es que se ha quedado con hambre, no tengo suficiente leche…ect.

Cuando a esto le sumamos que, en este momento nuestro pecho ha ajustado de una forma maravillosa la producción de leche a la demanda de nuestro bebé, es decir, ya no acumula leche, ya no sentimos el pecho ingurgitado, lleno, incomodo, le sentimos confortable, cómodo, “blandito”, ¡que no es blandito sino normal! Empezamos a pensar cosas como que ya no tengo leche, cuando es todo lo contrario: ¡Estamos perfectamente sincronizados! el bebé produce justo lo que necesita.

¿Qué podemos hacer para no desesperar en este momento?

Lo primero entender esta nueva situación y dar gracias porque es el principio de una sincronización maravillosa que te permitirá poder salir de casa sin el pecho dolorido y a reventar. Tu bebé mama ahora más deprisa y no necesita estar tantas horas al pecho… o si, jaja depende del momento.

Si le ves muy distraído el mejor momento para ofrecérselo es cuando esté adormilado, aprovecha la noche, los lugares sin distracciones, cuando se acaba de despertar o antes de caer en sueño profundo. Si puedes dale el pecho en un lugar sin distracciones, silencioso y con poca luz, será bonito crear esos momentos para estar juntos a solas, dentro de poquito querrá salir caminando solo y echarás de menos la calma de pecho ;).

Darle el pecho en una atmósfera tranquila y calmada también en el mejor método cuándo los niños tienen dolor en la boquita por la salida de los dientes. Cuándo están clamados y hay menos distracciones tironean menos del pezón para «cotillear» y, al estar más calmados muerden menos. Puede ser una buena solución para esos días en los que parecen que entran en guerra con nuestros pecho.

 

El cuarto ajuste tiene lugar cuando ofrecemos al bebé nuevos alimentos.

¿Cuándo suele pasar?

Este gran ajuste de lactancia sucede inevitablemente cuando el bebé, sobre el sexto mes, comienza a comer otros alimentos. Este es un momento muy sensible para las mamás porque nos sentimos muy presionadas para que nuestro bebé incorpore alimentos, nos agobia mucho la cantidad, queremos que avance rápido además, se le suele dar mucha importancia a lo bueno que es comer determinados alimentos pero parece que ya no es tan importante nuestra leche.

Muchas veces nos hacen creer que la leche materna es un suplemento, que ya no tiene la importancia que antes tenía, y nos vemos muy perdidas, llenas de información y consejos sin saber por donde tirar.

Quiero decirte que tu leche, sigue siendo el mejor alimento para tu bebé, si el mejor, mejor que la fruta, mejor que la verdura, que los cereales, el mejor, es el de mejor composición nutricional y el más beneficioso inmulógicamente, la mejor fuente de calcio, de vitaminas, de defensas, e insustituible por ningún otro alimento.

Así que sigue siendo super importante que le demos importancia (nunca mejor dicho) y no le demos un papel secundario. Sigue ofreciéndole tu leche a demanda en los momentos que puedas, de día, de noche, porque es maravillosa y altamente beneficiosa para él, y también es muy muy beneficioso para ti y tu salud.

A veces me preguntáis ¿y si paso todo el día fuera de casa y sólo puedo darle el pecho por la noche? Dáselo, estarás contribuyendo a su salud de una manera asombrosa, en una sola toma le estás enviando una carga inmunológica más elevada que ningún fármaco. De verdad que si te apetece hacerlo, hazlo, merece la pena.

¿Y si el niño prefiere la comida al pecho?

Algunos niños se entusiasman mucho con nuevos alimentos y parece que algunos días los prefieren al pecho, está bien, déjale hacer, es transitorio, no le obligues, ofrécele el pecho cuando esté tranquilo, por ejemplo entre horas y antes de las comidas.

Al menos hasta el año de edad, ofréceselo antes de las comidas porque sigue siendo su alimento principal y el mejor para él. No te sientas mal, ni por un segundo, si solo quiere pecho los primeros meses, si apenas come del resto de alimentos al principio. Confía, de nuevo confía en él, confía en ti, escucharos y en nada de tiempo verás como os sentáis a la mesa y pedís un plato riquísimos juntos, todo va muy muy rápido.

En resumen, dejemos atrás la palabra crisis, porque en realidad cuando conocemos lo que puede estar sucediendo, entendemos estos ajustes, y permitimos que la naturaleza siga su curso, sin resistirnos, confiando en nosotras, confiando en nuestra intuición y en nuestro bebé (que son auténticos genios), los ajustes de lactancia, son tan solo eso, ajustes, que nos abren la puerta a nuevas etapas maravillosas.

Espero que este post te pueda servir de ayuda para sentirte segura y disfrutar de tu lactancia.

Si quieres resolver todas tus dudas de lactancia, sentirte cuidada, radiante y comer todo lo que tu cuerpo necesita en esta etapa para ti y tu bebé ¡te espero en mis consultas de nutrición exclusivas para mamás!

Con todo mi cariño,

Elizabeth

Quizá también puede interesarte el post: 4 primeros pasos para que tu bebé coma sano

La información proporcionada por Elizabeth González y Slow Nutrición en este sitio web es de carácter general y no está destinada a diagnosticar, tratar o prescribir tratamientos individualizados. Elizabeth González/Slow Nutrición no se hace responsable de posibles reacciones adversas o efectos secundarios de cualquiera de las recomendaciones.

Compartir con:


6 Comentario
  • El Rincón de Rachel
    Publicado el 21:58h, 23 junio Responder

    Haces una labor estupenda dando este tipo de información a las nuevas mamás. Te felicito. ¡Besitos!

  • Pinklia
    Publicado el 01:02h, 24 junio Responder

    Que buenos eston consejos . Le compartiré este post a mis amigas que esta en la dulce espera o acaban de tener bebé. Muchas gracias. Saludos!

  • Arien
    Publicado el 01:34h, 24 junio Responder

    Hola guapa
    Me parece un artículo muy interesante porque es cierto que cuanto mejor sepamos lo que sucede en este apartado de la lactancia mejor nos irá
    Un besazo

  • Eli
    Publicado el 17:32h, 24 junio Responder

    Wow! super buenos tips!! A mí me queda muy lejos pero la lactancia es un tema que genera bastante preocupación en las madres, sobre todo durante los primeros meses.

    un beso

  • Juliana
    Publicado el 01:42h, 26 junio Responder

    Bueno yo aun no soy mami jaja… Pero valoro mucho esta informacion porque siento que es tan bonita y especial para la mujer que la guardo muy en el corazon para cuando me toque a mi jaja

    Un beso
    Jules

  • Jen
    Publicado el 04:55h, 26 junio Responder

    Wow, hay muchas cosas muy interesante y que yo no sabía, gracias por preparar este post y compartirlo con nosotras ♥

    http://www.heresometimes.com

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.