fbpx

Lactancia materna. Crisis de lactancia primera parte

Las «crisis de lactancia» o ajustes de lactancia son una de las principales causas de abandono de la lactancia materna en nuestro país.

Por eso hoy quiero compartir contigo qué son, por qué suceden y darte información para que si llegan sepas cómo actuar y te sientas tranquila. Esta ha sido la clave que a mi me ha ayudado a ir superando cada crisis, saber que son algo «normal»,  que son sólo ajustes que nos permiten dar a nuestro bebé lo que necesita y ajustar nuestra producción de leche a las necesidades de nuestro cuerpo. Que con cariño, paciencia y, sobre todo, buena información, se pasan, de verdad que se pasan, y fortalecen vuestra lactancia.

Hoy voy a hablarte de los dos primeros ajustes, las dos primeras crisis de lactancia, las que suelen ocurrir a los primeros días de nacer tu bebé y después de la cuarentena. No todas las mamás las sienten en las mismas fechas, yo por ejemplo con cada uno de mis hijos las he vivido de forma completamente diferente. Incluso , algunas mamás pasan por ellas sin enterarse, así que no la esperes, simplemente disfruta tu lactancia y si notas alguna de estas cosas, ya sabes, en unos días tu y tu bebé ¡habréis podido con ella!

La primera gran crisis de lactancia

El primer ajuste de lactancia tiene lugar durante las primeras semanas del nacimiento, a veces un poquito antes, a veces un poquito después, a veces si tenemos al bebé en contacto constante, atendiendo todas sus señales, pasamos por ella complemente de puntillas sin darnos cuenta. El motivo de esta crisis es que el bebé tiene un trabajo enorme, aumentar la producción de leche de mamá para cubrir todas sus necesidades.

En este momento el bebé es capaz de hacer que produzcamos más de un litro de leche, 1,5 litros al día, ¡wow! ¿Y cómo lo hace? Demandando de manera constante, no queriendo soltar el pecho, calmándose solo al pecho, de día de noche. Si lo pensamos es normal, imagina el trabajo que está haciendo y lo importante que es que le permitamos hacerlo.

¿Y mientras que podemos hacer nosotras?

Confiar en él. Permitirle trabajar, dejarle al pecho, dormir al pecho, no soltarse, dejar que produzca lo que necesite, y entender que está bien. En cuestión de 2 o 3 días, cuando haya logrado su objetivo, todo va a volver a la normalidad.

La segunda gran crisis de lactancia

El segundo gran ajuste suele tener lugar tras la cuarentena, unas seis semanas después del nacimiento el bebé se pone nervioso al pecho, arquea la espalda, da tirones del pezón, tensa las piernas y, a veces, rechaza el pecho o aumenta su demanda. Esto es debido al pequeño cambio en la composición de nuestra leche, por un cambio en nuestras hormonas que modifica ligeramente el sabor de la leche haciéndola más salada lo que puede causar ligero rechazo hasta que se acostumbran. Además del cambio de sabor los bebés en estas semanas continúan trabajando en aumentar nuestra producción, lo que conlleva que a veces sigan agitándose mientras maman.

¿Qué podemos hacer?

Como en la crisis anterior dejarles hacer, sin obligarles a mamar ni retirarles del pecho, con paciencia y cariño. En estas ocasiones ayuda estar tranquilos, por ejemplo, darles de mamar en sitios con poco ruido, poca luz, conectados, y dejar que se solucione por si solo en cuestión de unos días.

Espero de corazón que esta información te ayude en vuestra gran aventura de la lactancia materna.

Si quieres resolver todas tus dudas de lactancia, sentirte cuidada, radiante y comer todo lo que tu cuerpo necesita en esta etapa para ti y tu bebé no te pierdas mi libro «Mamá Slow: tu guía de nutrición para cuidarte y cuidar a tu bebé en todas las etapas de la maternidad». Ya a la venta en librerías y principales plataformas digitales.

 

Con cariño,

Elizabeth

También puede interesarte el post:  Lactancia materna exclusiva ¿Cómo sé si mi bebé está tomando suficiente leche?

 

La información proporcionada por Elizabeth González y Slow Nutrición en este sitio web es de carácter general y no está destinada a diagnosticar, tratar o prescribir tratamientos individualizados. Elizabeth González/Slow Nutrición no se hace responsable de posibles reacciones adversas o efectos secundarios de cualquiera de las recomendaciones.

 

 

 

Compartir con:


No hay Comentarios

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.